TIENDA DE DECORACIÓN Y MOBILIARIO EN GIJÓN.

No dejes que se convierta en La Cenicienta de la casa. Aprovecha todas las posibilidades de tu despensa y sácale partido con sólo unos pocos cambios.

En Dernier te ofrecemos algunos pequeños consejos que te ayudarán a mantener la despensa perfectamente presentable y chic.

En primer lugar, debes recurrir al mobiliario adecuado.

Instalar cajones con guías, en el mueble de tu despensa es una gran solución. Se facilita el acceso a todo, sin forzar las posturas, y se optimiza muchísimo el espacio. Las estanterías abiertas, facilitan el acceso a los alimentos.

Otra solución , son los módulos con paredes acristaladas. Permiten reconocer rápidamente el contenido de nuestra despensa.  Si lo insertamos entre la cocina y el planchador, por ejemplo, será muy accesible. Y de eso se trata.

Si no dispones del espacio suficiente, puedes aprovechar otras habitaciones con un mueble que sirva de despensa camuflada. Un armario con puertas, combinado con el mobiliario de la estancia para que pase desapercibido, puede ser una buena opción.

En cuanto a la distribución, debes tener en cuenta criterios de utilidad. Y que sean fácilmente reconocibles. Como éstos:

  1. Orden horizontal. Dispón los alimentos por antigüedad. Coloca los más antiguos delante y así irás consumiéndolos sin dejar que caduquen.
  2. Orden Vertical. Pon los elementos más pesados en la parte de abajo. A la altura de la vista lo que más utilices y arriba los productos o alimentos que menos consumas y con mayor margen de caducidad.
  3. Etiquetas y Envases adecuados. Usa etiquetas visibles para identificar cada cosa o el contenido de cada recipiente. Los tarros, mejor siempre del mismo tamaño, para ordenarlos mejor en las estanterías. Y las cajas a nivel del suelo, resérvalas para botellas o grandes envases.

Una despensa bien acondicionada, con los muebles adecuados, nos hará mucho servicio. Y no hay por qué renunciar a tenerla a nuestro gusto.