TIENDA DE DECORACIÓN Y MOBILIARIO EN GIJÓN.

Hoy os queremos hablar sobre el microcemento, un material que está muy presente en la actualidad, siendo este el resultado de la combinación de cemento y resina, lo que le aporta flexibilidad. Por ello, desde Dernier Deco sabemos que es la solución perfecta si lo que deseáis es reformar el baño, y evitar el picar azulejos, pues el microcemento es un material que se aplica sobre los azulejos existentes.

El microcemento es un material que nos ofrece prestaciones diversas y muy interesantes:

Aporta superficies continuas y ésta es la principal ventaja. Elimina las juntas y crea espacios homogéneos otorgando sensación de amplitud.

Tiene un grosor de sólo 2 mm permitiendo su aplicación sin necesidad de tener que rebajar puertas al nivelarse fácilmente cuando se une a otros materiales. No obstante, conviene saber que cuanto menor sea su grosor mayor es su resistencia y menos riesgo de grietas hay.

Es ideal para reformas pues es un material muy flexible y con gran adherencia sobre la mayoría de las superficies. El único material contraindicado como base es el parquet, pues aunque el microcemento no de problemas de adherencias con la madera, la movilidad del parquet puede provocarle fisuras.

El microcemento presenta diferentes acabados, siendo los acabados liso y rústico ( ideal para casas rurales y masías ) la opción inicial para acabar con resultados  mate, satinados o brillantes..

Existe una amplia gama de colores. Se suele trabajar con 37 colores, aunque cada marca y empresa de nos puede ofrecer una paleta diferente.

Su resultado es un acabado único pues depende de la aplicación manual del mismo aportando soluciones decorativas irrepetibles y únicas.

La aplicación del microcemento al ser totalmente artesanal es  laboriosa pues en ocasiones se llegan a aplicar hasta ocho capas, cada una con un tiempo de secado diferentes, haciendo que la aplicación general dures un mínimo de tres días, independientemente de la superficie a cubrir.

Mirar las imágenes que os presentamos. ¿A qué os lo estáis pensando?